Síguenos
ollas comedor slide2 slide1

Desayuna con Proteína

omelette

Un truco sencillo para estar bien nutridos es controlar mejor la glucosa y mantener la energía constante, sin altibajos. Consiste en un desayuno rico en proteínas en lugar de uno lleno de azúcares. Por ejemplo, un plato de cereal  o unos waffles, son desayunos ricos en azúcares. Y un desayuno como huevos revueltos, tostadas de jamón y queso, o un sándwich de atún, predominan las proteínas.

Al despertar, tu glucosa sanguínea está baja, y un desayuno rico en azúcares la elevará con rapidez. Esto hará que te sientas bien, pero tambien inducirá la generación de insulina, que favorece en la producción de grasa y subida de peso. Con un desayuno en donde predominen las proteínas, producirá el mismo efecto, pero más suavemente. La energía te durará más, no habrá exceso de insulina y producirás más glucagón, la hormona que favorece el tejido magro, por encima de la grasa.

huevos-desayuno_MUJIMA20110718_0011_31

Otro beneficio es que si tu desayuno es rico en proteínas y no en azúcares, podrás controlar más fácilmente tu apetito, porque tu glucosa estará más estable. Y si entre comidas consumes snacks o tentempiés proteicos, ayudarás a alargar el predominio del glucagón sobre la insulina. Aquí te damos unos ejemplos de snacks proteicos: yogur sin azúcar, leche semidescremada, queso ricota, pechuga de pavo, queso paisa, carne de soya, huevo cocido, etc.

Fuente de referencia: Libro: 101 Tips Nutricionales